Como empresario siempre es necesario que proteja a su compañía, por esa razón existe la fianza de fidelidad, con el fin de evitar robos por un lapso de 365 días, después de ese tiempo tiene la opción de renovar por otro año.  


Al contratarse una fianza de fidelidad, la afianzadora pagará con dinero los daños que hayan ocasionado ciertos empleados en la empresa, que pueden ser desde obreros, administrativos, directivos, o de cualquier otro nivel.


Estos son los delitos que amparan las fianzas de fidelidad:


Robo: si una persona se apodera de un bien del dueño de la empresa, la afianzadora podrá amparar al beneficiario respecto a este hurto.


Fraude: también la fianza de fidelidad protege contra fraudes, cuando una persona engaña a otra o se aprovecha de algún error cometido a efecto de apropiarse o lucrar indebidamente para su aprovechamiento personal.


Abuso de confianza: tal delito se presenta cuando un empleado dispone para su uso o de otras personas un bien o dinero, aprovechándose de la confianza del patrón.


En Afianzadora Insurgentes lo protegemos con nuestras fianzas de fidelidad, contáctenos.


Artículo creado con información de Agente de Fianzas de Seguros