Rentar una casa, departamento o local comercial puede convertirse en un riesgo para el arrendador, porque podría tener inquilinos de mala fe que podrían ocupar su propiedad sin pagar el alquiler.

Para evitar este tipo de dolores de cabeza a nivel económico, lo más adecuado es tener el respaldo de una fianza de arrendamiento, para que tenga certeza legal y jurídica en la renta de un inmueble y además asegure ese beneficio económico que significa rentar.

¿Qué es la fianza de arrendamiento?

Es un instrumento legal que garantiza cubrir las rentas no pagadas, para que los inquilinos cumplan con sus obligaciones. De esta manera el arrendador podrá protegerse jurídica y legalmente.

El arrendador tiene que pagar todos los trámites y los montos que le solicite la afianzadora para tener en orden su documentación, y de esta manera podrá notificar a su inquilino, antes de la firma de contrato, que existe el requisito de una fianza de arrendamiento.

Así que si quiere rentar no olvide que lo mejor es una fianza de arrendamiento para garantizar el pago de las rentas mensuales.